Caça Social

Caça Social

miércoles, 5 de diciembre de 2018

La UNAC pide la dimisión de la ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera tras sus declaraciones de que efectivamente prohibiría la caza



«La Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha asegurado en una entrevista en Onda Cero que está a favor de la prohibición de la caza y los toros: "Me gustan los animales vivos y no soy muy partidaria ni de los toros ni de la caza". Tras estas afirmaciones, y al ser preguntada sobre si prohibiría la caza y los toros, la ministra aseguró que "efectivamente, sí”». Así se ha publicado en los medios de comunicación.

Esta afirmación es inadmisible en una ministra, que debe, por lo menos, acatar y respetar el mandato Constitucional que impone la Caza como un derecho a transferir a la Comunidades Autónomas. 

Una ministra debe de respetar las leyes, la cultura, las tradiciones y la idiosincrasia del pueblo que gobierna, como es el caso de la caza, y de respetar a los ciudadanos que no piensan como ella. 

La Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC) pide públicamente la dimisión de Teresa Ribera como Ministra de Transición Ecológica, por su falta de respeto a millones de españoles, a la Constitución, a los Estatutos de Autonomía, y a nuestro Estado de Derecho. 

Declaraciones de la ministra Teresa Ribera: 
https://www.youtube.com/watch?v=hia_CMbquK0&feature=share 

UNAC


L’Associació Balear d’Entitats de Caça (ABEC) demana la dimissió de la Ministra de Transició Ecològica Teresa Ribera per està a favor de prohibir la caça.

jueves, 15 de noviembre de 2018

La Caza es Cultura


La Caza ha estado siempre presente en España. Forma parte de su cultura popular, incluso la Constitución permite su transferencia a las Comunidades Autónomas a través de su Artículo 148.1. 11.
 
Podríamos preguntarnos el motivo por el cual el hombre ha cazado durante toda su dilatada existencia hasta nuestros días; unos dirían que lo llevan en sus genes; otros dirían que lo han heredado de sus padres y antepasados; otros afirmarían que es una de las pocas actividades que se pueden practicar en su pueblo. Pero sea por lo que sea, la Caza forma parte de la vida tradicional de la gente de los pueblos y aldeas, es un fenómeno que se expresa y se manifiesta en cada uno de ellos con su propia idiosincrasia y cultura, siempre ha estado presente en España.
 
Quién no recuerda la película española de 1978 «La Escopeta Nacional», o al cetrero y cazador Dr. Félix Rodríguez de la Fuente, o la cantidad de bocas hambrientas que se llenaron en tiempos difíciles en España a través de la caza, por no hablar de las grandes aportaciones hechas a la sociedad actual por las organizaciones sociales prehistóricas y ancestrales: las sociedades de cazadores-recolectores, como ya expresé en mi artículo «La caza debería declararse Patrimonio de la Humanidad», al afirmar: «La caza ha transmitido habilidades, formas de vivir, valores, comportamientos, enseñanzas, respetos y actos que la humanidad actual le debe a la caza, y a la cultura que ha transmitido de generación en generación a lo largo de la existencia del hombre».
 
En la actualidad, hay voces críticas con la caza, tal vez sin detenerse a pensar que ciertas exigencias o imposiciones pudieran estar en contra de la cultura popular del pueblo español y, con ello, contra el mandato constitucional, lo que conllevaría a que los poderes públicos debieran intervenir para garantizar la conservación de ese patrimonio cultural popular que es la caza.
 
Pero ¿qué es la cultura popular? El Diccionario de la lengua de la Real Academia Española {RAE) la define como:
 
«Conjunto de las manifestaciones en que se expresa la vida tradicional de un pueblo».
 
Considero que no hay cosa más tradicional en la vida de los pueblos y en sus gentes en España que la Caza. Recordar las pinturas rupestres con escenas de caza que expresaron la cultura de aquellas épocas, o la creación de utensilios que utilizaban nuestros antepasados prehistóricos para cazar (losas, trampas, lanzas, arcos y flechas, etc.); o  el comercio de compra-venta de aves rapaces para el ejercicio del arte de cetrería por aldeas y pueblos de España, durante la Edad Media; o los Centros de Cazadores que existían a principios del siglo pasado en muchos pueblos, donde se reunían los cazadores para compartir y confraternizar los momentos y sabores de la caza; o esa forma o modo de vida de muchas personas que viven en las zonas rurales, que durante siglos han practicado la caza como forma de esparcimiento y distracción, y que les ha aportado alimento a su dieta diaria, contribuyendo al equilibrio poblacional del desequilibrio de ciertas poblaciones, como el jabalí, el conejo, etc.; o  de tantas y tantas viandas creadas en nuestros pueblos a base de animales cazados, y que a día de hoy forman parte de esa rica, variada y extensa gastronomía española.
 
Eso que hacen las personas que viven en nuestro mundo rural, la caza, y todo el conjunto de acciones y manifestaciones que se realizan alrededor de ella forma parte de la cultura popular y de la gente que allí vive, es su cultura. La Caza es Cultura, además de otras muchas manifestaciones y expresiones sociales: artesanía, arte, gastronomía, turismo, sociedad, profesionalidad, etc., y forma parte de la idiosincrasia de la gente de nuestros pueblos rurales y del medio natural. 
 
Si la Cultura de España es responsabilidad de los poderes del Estado Español, según afirma nuestra Constitución, por ejemplo, en su Preámbulo: «Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, ...». En su artículo 44.: «1. Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, ...». O en su artículo 46.: «Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural ...». O en el artículo 148.1.: «Las Comunidades Autónomas podrán asumir ... 17. El fomento de la cultura, ...». O el 149.1.: «El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias: 28. Defensa del patrimonio cultural, ...».
 
Si la Caza es Cultura, y popular en nuestros pueblos, y las autoridades tienen la responsabilidad y la obligación de proteger, promover, conservar, fomentar y defender su cultura, como afirma nuestra Carta Magna, yo me pregunto: ¿Por qué nuestros poderes públicos, el Estado o nuestras Comunidades Autónomas no protegen, promueven, conservan, fomentan y defienden la Caza?


ARTÍCULO DE OPINIÓN



Víctor Rafael Mascarell Mascarell
Presidente de la Federación de Cazadores de la Comunidad Valenciana (FECA-CV), y miembro de la Junta Directiva de la Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC). Real de Gandía (Valencia), 13 de noviembre del 2018.



lunes, 22 de octubre de 2018

La codorniz balear revoluciona la ciencia

Las Islas siempre han fascinado a los científicos que estudian la evolución de las especies. Existe una creencia generalizada de que en ecosistemas cerrados (como el insular) determinadas especies modifican su tamaño para adaptarse a las condiciones que las rodean llegando incluso en el caso de las aves a reducir su potencial migrador.

La llamada ‘regla de la isla’ ya fue constatada para especies de aves descritas como nuevas para la ciencia que habitaron Mallorca y Menorca y que se extinguieron antes de la llegada de los humanos. Es el caso de la Pica moueri (una garza ‘urraca’) o la scolopax carmesinae (una cega ‘becada’).
Ahora, un estudio sobre las poblaciones migrantes de la codorniz en Mallorca, dirigido por el Servei de Caça, ha conseguido probar por primera vez que las poblaciones de codorniz de Mallorca y Menorca son más oscuras, tienen las alas más cortas y las patas más largas que las continentales.
Descubrimiento
Este descubrimiento, presentado en el I Congrés d’Ornitologia de les terres de parla catalana, hace ahora una semana, tiene importantes implicaciones ya que las poblaciones de Mallorca y Menorca pasan a considerarse Unidad Evolutiva Significativa (UES).
Bartomeu Seguí, jefe del Servei de Caça de Desenvolupament Local del Consell, dirige el equipo de investigación que trabaja en estrecha colaboración con el doctor José Domingo Rodríguez Teijeiro de la Universitat de Barcelona, considerado el máximo experto mundial en la especie.
Parece que en este caso la ‘regla de la isla’ se podría combinar con una polarización de comportamiento dentro de una especie de distribución tan amplia (Eurasia) como es la de la codorniz de manera que algunos individuos conservan un marcado carácter migratorio mientras que otros, como los que nos ocupan, tienen potencial de sedentarización», explica Seguí.
Se plantea así la necesidad de introducir cambios en la gestión cinegética: «Siendo la codorniz muy adaptable, con una reproducción muy alta y con una tendencia constatada a la sedentarización en nuestra localidad, está en nuestras manos favorecer su ciclo vital que por desgracia está afectado por el ciclo del cereal».
Ligada a los campos de simientes del Pla y los prados de las cuencas de Campos, sa Pobla, Pollença y el Pla de Sant Jordi la codorniz se reproduce mientras hay cereal y siembras de regadío y parte con las primeras siegas.
Así, el Servei de Caça y la Conselleria de Medi Ambient han modificado el Pla de Desenvolupament Rural con la intención de favorecer la agricultura no productiva pero ambientalmente imprescindible manteniendo zonas amplias de cereal destinadas a la codorniz y otras especies protegidas, aumentando el potencial cinegético y formando un tandem cazador-agricultor en la gestión activa.
Fuente Ultima Hora


martes, 16 de octubre de 2018

Publicado el Informe del 5.º Inventario de Iniciativas de Custodia del Territorio en España



La Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica ha publicado el Informe del 5.º Inventario de Iniciativas de Custodia del Territorio en España, un texto que recoge información de los acuerdos de custodia vigentes en 2016 y 2017. Se trata de un censo que comenzó a elaborarse en el año 2008 y cuyo objetivo es reflejar cada dos años el estado y la evolución de todas las iniciativas de custodia.

El Inventario de Iniciativas de Custodia del Territorio en España es uno de los productos fundamentales de la Plataforma de Custodia del Territorio, que coordina la Fundación Biodiversidad. Constituye la única fuente a escala estatal de información referida a las entidades y los acuerdos de custodia, configurándose como una herramienta clave para analizar el estado y tendencia de esta herramienta de conservación de la naturaleza.

La custodia del territorio es un conjunto de estrategias e instrumentos que pretenden implicar a los propietarios y usuarios del territorio en la conservación y el buen uso de los valores y los recursos naturales, culturales y paisajísticos. Para conseguirlo, promueve acuerdos y mecanismos de colaboración continua entre propietarios, entidades de custodia y otros agentes públicos y privados. 

Los datos recogidos por el 5º Inventario incluyen la información referente a la superficie, número entidades y de acuerdos establecidos para la conservación. Así, en el presente inventario se ha recogido una superficie terrestre total dedicada a la custodia del territorio en España de 370.272 ha, además de 308.200 ha de custodia marina y 349.846 ha de custodia cinegética que no se contabilizan en inventarios previos, dada su particular naturaleza. Durante este año se han contabilizado un total de 166 entidades involucradas en los casi 2.500 acuerdos de custodia del territorio, que muestran una consolidación de estos acuerdos voluntarios. A nivel regional, las comunidades autónomas donde la custodia tiene mayor implantación son Cataluña con 766 acuerdos, la Región de Murcia, con 337, Castilla-La Mancha, con 222 y la Comunidad Valenciana, con 215. 

El Informe del 5º Inventario ofrece, por primera vez, un detallado mapa interactivo de la custodia del territorio y refleja la participación de entidades comunales, ofreciendo un tratamiento desagregado de la custodia ejercida por entidades cinegéticas. La publicación omite los datos antiguos que no hayan sido confirmados por las entidades. 

Aquí puedes descargar el 5º Inventario de Iniciativas de Custodia del Territorio.

UNAC



martes, 2 de octubre de 2018

Reintroducidos 200 conejos silvestres resistentes a la neumonía hemorrágica



200 ejemplares de conejos silvestres mallorquines seleccionados genéticamente con la finalidad de obtener descendientes resistentes a la neumonía hemorrágica vírica, han sido introducidos con éxito en los campos de la Isla. El Consell impulsa un plan piloto que trata de frenar el alarmante descenso de la población de una especie que es de especial interés ambiental por ser la base de los ecosistemas mediterráneos.

El proyecto servirá no solo para la conservación del conejo sino también de otras especies vulnerables que se alimentan de él como el àguila coabarrada y la milana. 
Amenaza

Desde 2006 Mallorca refleja una caída grave en las poblaciones del conejo de campo relacionada con la aparición de la neumonía hemorrágica vírica, conocida popularmente como ‘mal rápido’. «Provocó la muerte de numerosos conejos en muy poco tiempo y se redujo la densidad a mínimos históricos», explica María del Carmen Muñoz, técnico del Servei de Caça.
Es una enfermedad muy contagiosa que colapsa el hígado y los pulmones. Tiene un periodo de incubación de uno a tres días y una mortalidad de entre un 70 y un 90%. «Hay además otras dos enfermedades (ya presentes anteriormente), la mixomatosis y el mal de potó, que han debilitado las poblaciones de conejos favoreciendo aún más esta situación dramática», dice Muñoz.
Para dar solución a esta problemática el Consell muestreó 13 localidades en las que recogió 60 muestras de individuos capturados con cazadores voluntarios bajo la dirección del doctor Rafael Villafuerte Fernández, investigador del Consejo Superior de Investigaciones científicas.
«Los resultados de los análisis genéticos fueron sorprendentes porque la población mallorquina parece tener cierta identidad genética, por presentar diferencias con la de la península, e influencia de la subespecie cuniculus francesa», dice Muñoz. Se realizó después una selección y captura de ejemplares de las poblaciones que presentaban mejores características genéticas para introducirlos en núcleos de cría en condiciones óptimas de alimentación y refugio con la finalidad de obtener descendientes resistentes al mal rápido y a la mixomatosis.
A día de hoy se han realizado 15 repoblaciones en 9 puntos de Mallorca con menos de un 5 % de bajas. La densidad es ya de 0,5 conejos por hectárea.
Fuente Ultima Hora

lunes, 1 de octubre de 2018

Los cazadores de ABEC contestan al GOB

Cuando el Grupo Ornitológico Balear (GOB) pide que no cacen el “tord amb filats a Coll” en la finca publica de Son Real demuestra su incoherencia. En Son Real hay unos 35 colls para la caza de tord amb filats y cada cazador paga una tasa de 150 €.

Coll de la finca Son Real
En la finca de Son Real se practica desde noviembre a enero la caza del “tord amb filats a Coll”. Esta modalidad es considerada por la legislación vigente como un arte tradicional de caza y la misma ley dice bien claro que la administración deberá velar por su preservación. Además, se trata de un arte selectivo donde el cazador suelta las aves de especies no cazables que accidentalmente se puedan coger, no genera ningún peligro al medio ni a otras personas del entorno y ninguna clase de residuo. 

En Mallorca hay documentada esta modalidad de caza desde el siglo XVI y en Son Real es practicada por personas del entorno, muchas de ellas de avanzada edad que la han ejercido toda la vida. Esta modalidad no pone en peligro la supervivencia del tordo, y ningún estudio científico lo dice. 
Desde la Asociación Balear de Entidades de Caza (ABEC) que defiende la caza social, tradicional y sostenible, es decir la no deportiva, no entienden la quimera del GOB en contra de esta modalidad kilómetro cero que es la caza de los cazadores humildes, la popular, la que sirve para hacer un arroz brut o unos tordos con col. 

Si Mallorca tuviera pocos problemas medioambientales lo podrían entender los cazadores, pero, así como están las cosas, nos parece una pérdida de energía considerable. 

Las fincas públicas, de las que se piensan ser propietarios algunos ecologistas salva patrias, cuando se declararon reservas de caza perdieron una parte importante de los usos tradicionales y con ellos, las personas del entorno que habían empleado los recursos del medio de una forma sostenible durante generaciones. Por el contrario, los urbanitas de turno lo celebraron como una victoria: habían expulsado al colectivo de los cazadores! 
Pero con este colectivo, y en especial los de las artes tradicionales como los de la caza del tord amb filats a coll, de los perros de caza, de cabritos con perros y lazo, ... las fincas públicas tradicionales dejaban de serlo para pasar a ser otra cosa: un espacio para nuevos usos más agresivos que los tradicionales: grupos de excursiones, bicicletas de montaña o corredores. 

Hoy nos quejamos, el GOB y ABEC, que los núcleos urbanos bajo la presión de iniciativas como el turismo vacacional, es desbordado, expulsan a los vecinos de siempre, a los negocios de siempre para reorientarse a nuevos públicos. Pero nos cuesta ver que en el medio rural desde hace 20 años los usos tradicionales son expulsados en beneficio de usos dirigidos al público NO Km 0. 

Los cazadores de ABEC esperan que la Consejería de Medio Ambiente en la finca publica de Son Real mantenga la práctica de caza del “tord amb filats a coll”, y tal vez introduzca otras modalidades de caza que hoy no se practican. Eludiendo la participación en este proceso de despersonalización del medio natural que algunos defienden. 

El GOB denuncia que se permita la caza de aves migratorias en la finca de Son Real https://www.diariodemallorca.es/part-forana/2018/09/27/gob-denuncia-permita-caza-aves/1350956.html 
 ABEC

sábado, 22 de septiembre de 2018

La Unión Nacional de Cazadores entrega sus premios 2018 en la XXVIII Feria de la Caza, Pesca y Naturaleza Ibérica (FECIEX)

La Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC) ha entregado en la XXVIII Edición de FECIEX, Feria de la Caza, Pesca y Naturaleza Ibérica 2018, celebrada en Badajoz, los Premios UNAC 2018 en colaboración con JUVENEX, y que este año han correspondido:

El "Premio UNAC «Custodia del Territorio 2018»", se le otorga a Antonio Ruiz Salgado, en reconocimiento a su labor en pro de la custodia del territorio de nuestro patrimonio natural, en el entendimiento entre propietarios, usuarios y entidades de custodia del territorio en la preservación de sus valores naturales, culturales y paisajísticos, y en uso adecuado de sus recursos naturales. 

El "Premio UNAC «Patrimonio Natural Cinegético 2018»", se entrega a la “Subdirección general de política forestal” de la Dirección General de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en reconocimiento a la defensa y conservación de nuestro Patrimonio Natural Cinegético desde una perspectiva general de la sociedad civil. Ostenta la subdirección José Manuel Jaquotot Sáenz de Miera 

El "Premio UNAC «Caza Social 2018»", se ha entregado a la Associació Balear d’Entitats de Caça (ABEC), en reconocimiento al trabajo en defensa de los valores de la caza social y su entorno natural, y por lo que ello representa para la defensa del medio ambiente. Siendo su presidente Pedro Vanrell Ferriol.

UNAC